Ritual con velas dulces

Los endulzamientos y los amarres son rituales de magia blanca relacionados con la unión de la pareja. Sus diferencias radican en la circunstancias de los implicados. El amarre busca recuperar o retener una relación personal y el endulzamiento, como su nombre indica, sirve para solventar una situación de tensión.

El ritual de endulzamiento busca la vuelta de la armonía y los sentimientos ilusionantes del principio de una relación, sea de amistad o pareja. Sirve para despertar sentimientos adormecidos, no para crearlos, y debe existir un sentimiento previo de corazón por ambas partes implicadas. Un endulzamiento no es un amarre, por tanto jamás actúa sobre la voluntad de las personas.

Magia blanca con velas para el amor

Las velas dulces, o velas de miel, pueden ser velas comunes endulzadas. El amor y lo dulce siempre han estado relacionados. Pueden endulzarse con azúcar derretido, untadas con miel o endulzado el interior de la vela, según el rito. La persona que solicita ese tipo de ritual debe interiorizar si realmente es lo correcto desear este tipo de acercamiento propiciado por la magia. Deben realizar los rituales personas cualificadas en magia blanca. Alguien ignorante en la materia puede errar en la elección del conjuro, usar materiales incorrectos o ejecutar el rito en un emplazamiento erróneo.

Ritual de endulzamiento

Las velas, omnipresentes en la magia, son poderosos amplificadores de la energía, y dotan de mayor energía los rituales. En casos de hechizos relacionados con la pareja o las relaciones, las velas rojas son las más usadas. Para el rito de endulzamiento se incluyen ingredientes como el azúcar, cacao en polvo, miel o canela.

Los ritos con velas dulces también pueden servir para desbloquear situaciones estancadas o confusas. En casos de relaciones de pareja, la magia incide con mayor poder en la situación durante los días señalados. Estas efemérides pueden ser el 14 de febrero, San Valentín, o en las efemérides de la pareja, en esos días especialmente significativos para ambos.

Precauciones con la magia con velas  

Por ejemplo, alguien con un conocimiento superficial puede realizar un ritual correctamente, pero encender las velas con un mechero en vez de con cerillas de madera, o finalizarlo apagando las velas con un soplido. Sin saberlo, al soplar las velas diluye el hechizo, pues la llama debe sofocarse con un apagavelas apropiado.

Estos detalles, de sobra conocidos por un experto en magia, pueden arruinar los hechizos caseros realizados con tanta buena intención, como desconocimiento.