Hechizos potentes de amor

Los hechizos amorosos se encuentran entre los de mayor poder dentro del mundo de la magia, y deben realizarse de forma correcta. Es preciso elegir el adecuado. Pueden parecer la misma cosa un hechizo de amarre o una para llamar la atención de alguien, pero las acciones subyacentes de ambos hechizos son completamente distintas, y poseen sus propios efectos secundarios.

Recuerda que la magia no puede hacer todo el trabajo por ti, y debes poner de tu parte en la consecución venturosa de tus relaciones. Además, tampoco podrá forzar un hechizo una relación que no está destinada a existir.

¿Qué es un hechizo?

El hechizo consiste en un acto que involucra a la magia y busca influir sobre el mundo real mediante acciones sobrenaturales. Se considera magia negra si los medios empleados para el hechizo, o sus efectos, se consideran amorales o dañinos para la sociedad. Se considera magia blanca si sus medios o efectos resultan inocuos o beneficiosos para el prójimo. En ese caso, sí está aceptada a nivel social.

La distancia no afecta a los hechizos, pues es una magnitud del mundo físico. El factor verdaderamente determinante es la conciencia y el enfoque de la atención del ejecutante del hechizo. Si la persona posee el don de la proyección de la conciencia, no es precisa la presencia física para realizar el trabajo mágico.

Ejemplos de hechizos el amor

La enumeración de estos de los hechizos se ofrece sólo a título informativo como aproximación al mundo de la magia blanca. Realizar los hechizos sin los conocimientos precisos, como poco, puede resultar una pérdida de tiempo. Los hechizos debe realizarlos una persona versada en esta hechicería en particular. Puede resultar ineficaz y conflictivo si se superponen varios hechizos o si, por ignorancia, alguien ejecuta hechizos que se contrarrestan entre sí.

Hechizo para conseguir vivir juntos

Este hechizo sirve para conseguir que la persona amada te pida por sí misma convivir contigo bajo el mismo techo. Debe realizarse en la hora y fase lunar correctas. Se necesita una fotografía de la persona, trozos de tela y una vela de ciertos colores y cerillas. Las telas, la vela y la foto se disponen de forma determinada. Se ata una de las telas en la vela y se enciende con cerillas de madera. Se realiza una petición con una fórmula precisa y se apaga la vela por sofocación con un apagavelas, un vaso de cristal o una cuchara. Nunca mediante el soplo, o se deshará el trabajo.

Hechizo con el ser querido ausente

Cuando la persona amada se encuentra físicamente lejos, se necesita una rama de romero y un curso de agua corriente, como un río. El ejecutante, con el romero, acudirá hasta el agua y pronunciará el nombre de la persona. A continuación realizará un trabajo de visualización y arrojará la rama al agua. El curso de agua que arrastra el romero posee el simbolismo de llevar los sentimientos al ser amado. La meditación debe continuar pasados unos minutos.